domingo, 4 de septiembre de 2011

Fue un valiente

El oso quedó inmóvil en el suelo. El vaquero enfundó el revólver y volvió con torpes pasos al fuerte, aún fijo en sus pensamientos: "Edes hombre muet-to…"