martes, 17 de enero de 2012

Desde el banco

Se metía las manos en los bolsillos del abrigo, sacaba los puños llenos de comida y la soltaba en su rincón preferido del parque. Hasta el día en que las palomas dejaron de revolotear por el suelo y lo hicieron por encima de su cabeza.