viernes, 23 de diciembre de 2011

Paraíso accidentado

Le gustaba mucho ese rincón: brisa marina, pinos, lavanda... Hasta que alguien chocó con el carro. Abrió los ojos, presionó con la mano el tobillo dolorido y siguió comprando.