domingo, 6 de febrero de 2011

bcdfghjklmnpqrstvwxyz


Desperté pocos días después de la muerte de mi madre y comprobé que todo seguía como la década del coma. Mi padre seguía jugando timbas, mi tía vivía con nosotros, no me gustaba cocinar... Podría haber seguido dormida muchas más décadas sin haber sucedido nada nuevo. No siento haber perdido tiempo vital... y tengo sueño.

1 comentario:

  1. Solamente te recordare mi "firma"; que la pedante estupidez del mundo real no enturbie el bienestar de los sueños.
    Ahora me quedo yo, saboreando tus letras.

    ResponderEliminar