martes, 17 de septiembre de 2013

Sin frutos

Le llevaba sus flores favoritas. En la espera, su mirada acompasaba el movimiento aún latente de los girasoles.
Cuando la impaciencia dejó paso al aburrimiento, cogió unos pocos frutos y se los fue comiendo calle abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario