domingo, 16 de octubre de 2011

Inmediatez

Cogí una cuartilla, mi estilográfica y me senté a escribir las que serían mis últimas palabras hacia ti. Busqué un sobre, pegué un sello, salí a la calle, lo metí en el buzón y me dispuse a esperar que llegara tu respuesta en unos días.

En cuando llegué a casa tenía un mail por abrir. Era tuyo y decías que me dejabas.

2 comentarios:

  1. Aunque sea a última hora, se pusieron de acuerdo...

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero un@ lo hizo más rápido que el otr@.
    Creo que tú tardarías menos que yo, con tu máquina de escribir ;-)
    ---
    De hecho esto es un ejercicio de Búho, de Vamos a escribir micros, tema "Internet".
    ---

    ResponderEliminar