miércoles, 23 de noviembre de 2011

...

Una piedra en el zapato, una mota en el ojo o un nudo en la garganta.

Si respiro un instante, nada me impedirá
correr, ver claro y gritar.

2 comentarios:

  1. Pues llena bien esos pulmones y pa´lante.

    ResponderEliminar
  2. Claro que si, hay que ser optimista. Una piedra en el zapato puede ser el vecino de enfrente y acabamos sentándonos con él a ver el partido de fútbol jaja
    Breve pero intenso.

    ResponderEliminar